Otras noticias

Para Guillermo del Toro, los monstruos somos nosotros

Bradley Cooper y Cate Blanchett planean una estafa en ‘El callejón de las almas perdidas’, salto al cine negro del director mexicano

Will Smith, un paso más cerca del Oscar

En ‘El método Williams’, el actor de Filadelfia encarna al ambicioso padre de Venus y Serena Williams, un papel por el que ha alzado el Globo de Oro

Spider-Man: la espera ha merecido la pena

En la tercera entrega de la saga con Tom Holland, una alteración en el espacio-tiempo provoca el regreso de villanos como el Duende Verde o el Dr. Octopus. Pases en versión doblada y en v.o.s.e

Wes Anderson se desata en ‘La crónica francesa’

Barroca, frenética, cargada de detalles y cameos, la nueva comedia del director de ‘Moonrise Kingdom’ merece que la veas más de una vez. El lunes, también en versión original

La séptima joya de Almodóvar y Penélope

En ‘Madres paralelas’, el maestro manchego vuelve a contar con su musa, que alzó la Copa Volpi a mejor actriz en el último Festival de Venecia

La última misión de Daniel Craig como James Bond

En ‘Sin tiempo para morir’, el actor británico se despide del papel de 007 después de quince años. Con Ana de Armas y Rami Malek

La víctima y el etarra se reconcilian en ‘Maixabel’, de Icíar Bollaín

Una década después de perder a su marido, la viuda (Blanca Portillo) se sienta en la mesa con el asesino (Luis Tosar), arrepentido de todas sus atrocidades

Los cien motivos para ver ‘Dune’ en pantalla grande (y versión original)

Solo Denis Villeneuve podía llevar a buen puerto el clásico de la ciencia ficción. Un espectáculo monumental con Timothee Chalamet, Zendaya y Javier Bardem

Desde Verona y Sydney, las óperas más espectaculares

Cuatro montajes al aire libre para recuperar las retransmisiones de lírica en cines: ‘Madama Butterfly’, ‘La Bohème’, ‘La traviata’ y ‘Nabucco’

Cantar y reír en el gueto de Varsovia

archivado en: Estrenos, Promoción
El salmantino Rodrigo Cortés (‘Buried’) narra en ‘El amor en su lugar’ la representación de una comedia musical de un grupo de actores judíos en 1942

Ha dirigido a Uma Thurman, Robert de Niro, Sigourney Weaver o Ryan Reynolds. Ha alzado decenas de premios internacionales. Ha enganchado no solo a millones de espectadores con Buried o Luces rojas, sino también de lectores -con su reciente fenómeno editorial Los años extraordinarios- y de oyentes, con el podcast Todopoderosos. El cineasta y escritor Rodrigo Cortés (1973), una de las figuras más destacadas de la cultura de Salamanca, presenta su nuevo proyecto, El amor en su lugar. Desde este fin de semana en salas.

Su quinto largometraje, escrito a cuatro manos con el prestigioso novelista alemán David Safier, reconstruye unos hechos reales: la puesta en escena de una comedia musical en el gueto de Varsovia en 1942. Allí, en las peores condiciones imaginables, un grupo de actores judíos representó en el teatro Fémina la obra Milosc Szuka Mieszkania (“el amor busca apartamento”). Y lograron insuflar energía y esperanza a sus compatriotas, a pesar del hambre, el frío invernal y el miedo diario por el acoso de los nazis, gracias a un argumento que se burlaba de las penurias de la guerra y la precariedad. De la obra original, “paradójicamente luminosa” (en palabras de Cortés), se conservaba la letra de las canciones, aunque no las melodías. Por ello, el compositor salmantino Víctor Reyes, ganador de un Emmy, ha escrito expresamente la música, con un estilo que respeta la tradición de aquella época. El autor del musical, el dramaturgo polaco Jerzy Jurandot, era instrumentista de una big band. De ahí que la banda sonora mezcle ritmos de foxtrot y swing con lieder de cabaret.

Emotiva y optimista en su defensa del arte y la supervivencia, El amor en su lugar aspira a tres premios Feroz -incluida Mejor Dirección- y dos Goya: a su vestuario y su diseño de producción. Se rodó entre España y Alemania, en inglés y con un reparto internacional. Lo encabezan Ferdia Walsh Peelo, el joven protagonista de Sing Street, y la actriz danesa Clara Rugaard, también productora. Las escenas cantadas se grabaron en directo, sin playback. Uno de tantos retos técnicos de un filme que transcurre sin elipsis, en tiempo real y con pocos cortes: el arranque es un plano secuencia de casi un cuarto de hora de duración.


Comparte en redes sociales